Viviendo para su gloria

El blog de Kenson González

Tag: teología

Principios generales para la interpretación correcta de las Escrituras

Cuando nos acercamos a las Escrituras, nuestro deseo es conocer más a nuestro Dios y tener un claro entendimiento de Su voluntad. En la actualidad, enfrentamos diferentes corrientes de pensamiento que nos pueden llevar a someter las Escrituras a nuestros pensamientos o deseos. Ante tal amenaza, es imperante que anhelemos una correcta interpretación de las Escrituras.

Continue reading

Objeciones a la teología

Hace unas semanas, empecé a compartir en mi página de Facebook, algunas objeciones a la teología tomadas del libro “Reformed Systematic Theology“. Dichas objeciones son comúnmente utilizadas para desvirtuar el estudio teológico.

Continue reading

Consejos para estudiantes de teología

He comenzado a leer “Reformed Systematic Theology” por Joel Beeke y Paul M. Smalley. En este primer volumen, los autores abordan los temas relacionados a las doctrinas de la revelación (general y específica) y Dios.

Teología Sistemática Reformada

Esta semana, he terminado de leer el primer capítulo, en el cual los autores nos hablan sobre la importancia de la teología en la vida del cuerpo de Cristo, y de como Dios por medio de Su Espíritu dirige todo esfuerzo para que le conozcamos.

En esta primera lectura, encontré algunos consejos que pueden ser útiles para todo estudiante de teología. Ya sea que esté estudiando teología en un seminario o por propia cuenta, estos consejos serán de provecho. Les invito a meditar en cada uno de ellos:

  • La verdad revelada en la palabra de Dios exige una vida en armonía con ella.
  • El llamamiento de un teólogo es diligencia y trabajo para interpretar y aplicar correctamente la palabra de Dios. Sin embargo, el trabajo académico de la teología debe apuntar a la alta meta de agradar a Dios.
  • El trabajo de aprender la verdadera teología es más que una empresa intelectual; Requiere fe en Cristo, sumisión a la voluntad de Dios y búsqueda de la gloria de Dios.
  • Debemos conocer a Dios de una manera que comprometa nuestras cabezas, corazones y manos
  • Si nos hemos arrepentido de nuestros pecados y hemos confiado en Cristo, entonces no entramos solos en la obra de la teología, sino en que Dios el Espíritu Santo es nuestro maestro.

Gracias a Dios, que le podemos conocer por medio de las Escrituras. ¡Gracias a Dios por Cristo!

La deidad de Jesucristo es bíblica

Essential Truths of the Christian Fait, por R. C. Sproul

Esta semana, he estado leyendo el “Essential Truths of the Christian Faith” por R. C. Sproul, un breve libro que recoge las enseñanzas más fundamentales de las Escrituras. El autor, nos da una breve introducción y fundamento bíblico a cada doctrina.

En este post, quiero compartir con ustedes, una doctrina tratada en este libro, la cual es “La deidad de Jesucristo.”

La fe en la deidad de Cristo es necesaria para ser cristiano. Es una parte esencial del evangelio de Cristo, en el Nuevo Testamento. Sin embargo, en cada siglo la iglesia se ha visto obligada a tratar con personas que dicen ser cristianas mientras niegan o distorsionan la deidad de Cristo.

En la historia de la iglesia, ha habido cuatro siglos en los cuales la confesión de la deidad de Cristo ha sido un tema crucial y tempestuoso dentro de la iglesia. Esos siglos han sido el cuarto, quinto, decimonoveno y vigésimo. Como vivimos en uno de los siglos en que la herejía asalta a la iglesia, es urgente que salvaguardemos la confesión de la iglesia de la deidad de Cristo.

En el Concilio de Nicea, en el año 325 d. C., la iglesia, en oposición a la herejía arriana, declaró que Jesús es engendrado, no creado, y que su naturaleza divina es de la misma esencia (homoousios) con el Padre. Esta afirmación declaró que la Segunda Persona de la Trinidad es una en esencia con Dios el Padre. Es decir, el “ser” de Cristo es el ser de Dios. Él no es meramente similar a la Deidad, sino que es la Deidad.

La confesión de la deidad de Cristo se extrae del testimonio múltiple del Nuevo Testamento. Como el Logos Encarnado, Cristo se revela como no solo preexistente a la creación, sino también eterno. Se dice que él está al principio con Dios y también que Él es Dios (Juan 1: 1-3). Que Él esté con Dios exige una distinción personal dentro de la Deidad.

En otros lugares, el Nuevo Testamento le atribuye términos y títulos a Jesús que son claramente títulos de deidad. Dios otorga el título divino preeminente de Señor sobre Él (Filipenses 2: 9-11). Como el Hijo del Hombre, Jesús afirma ser el Señor del sábado (Marcos 2:28) y tener autoridad para perdonar los pecados (Marcos 2: 1-12). Se le llama el “Señor de la gloria” (Santiago 2: 1) y voluntariamente recibe adoración, como cuando Tomás confiesa: “¡Mi Señor y mi Dios!” (Juan 20:28).

Pablo declara que la plenitud de la Deidad habita corporalmente en Cristo (Colosenses 1:19) y que Jesús es más alto que los ángeles, un tema reiterado en el libro de Hebreos. Adorar a un ángel o cualquier otra criatura, sin importar cuán exaltado sea, es violar la prohibición bíblica contra la idolatría. Los Yo soy del Evangelio de Juan también dan testimonio de la identificación de Cristo con la Deidad.

En el siglo V, el Concilio de Calcedonia (A.D. 451) afirmó que Jesús era verdaderamente hombre y verdaderamente Dios. Se decía que las dos naturalezas de Jesús, humana y divina, eran sin mezcla, confusión, separación o división.

Pasajes bíblicos para reflexionar:
Marcos 2:28
Juan 1:1-14
Juan 8:58
Juan 20:28
Filipenses 2:9-11
Colosenses 1:19

5 prácticas no bíblicas de la teología de la prosperidad

Como si se tratará de una epidemia, la teología de la prosperidad promovida por los falsos profetas y apostoles de la NRAP (Nueva Reforma Apostólica)  sigue avanzando en muchos círculos cristianos. Las formas son diferentes, pero el fondo es el mismo. Egolatría, dinero, poder, sobrenaturalidad financiera, etc.

Ante tal epidemia, ¿cómo podemos reconocer si hemos sido inducidos por esta dañina teología?

Continue reading