Viviendo para su gloria

El blog de Kenson González

Tag: Nuevo Testamento (page 1 of 3)

Leyendo académicamente las cartas del Nuevo Testamento

Hace unos días publiqué, dos posts relacionados sobre las formas de leer las cartas del Nuevo Testamento (pueden leer el último aquí). Ahora veremos la tercera manera de leer las cartas del Nuevo Testamento.
Muchos cristianos hoy sólo conocen solamente dos tipos de lecturas de una carta del NT (y de la Escritura en general): una lectura devocional, que absorben de libros cristianos populares y la experiencia (a veces) por sí mismos cuando leen la Biblia en privado, y una lectura homilética. Pero existe otro tipo de lectura, de la cual podemos sacar aún mayor provecho, ya que nos lleva a una comprensión más profunda de las Escrituras. Cabe mencionar que los dos tipos de lecturas antes mencionados son importantes, e interactúan entre sí. Veamos cual es la última forma de leer una carta del N.T.

Continue reading

Leyendo homiléticamente las cartas del Nuevo Testamento

Previamente vimos en que consiste la lectura devocional de las cartas del Nuevo Testamento. Identificamos los peligros y los beneficios de dicho tipo de lectura. En este post, avanzaremos a la segunda forma de como podemos leer las cartas del Nuevo Testamento, veamos:

Continue reading

El purgatorio

Una estación previa a la eternidad con Dios, de esa manera pintoresca podríamos definir el purgatorio. Es una de las doctrinas mas controvertidas del Catolicismo Romano. 

Continue reading

Los sabios y la alta cristología

Leyendo un poco sobre los sabios (magos) que visitaron a Jesús, encontré el siguiente comentario que puede ser útil. Notemos aquí, que se nos muestra algo muy interesante: Jesucristo es adorado por gentiles prominentes (los sabios) y marginados (los pastores de ovejas). Lo que nos muestra este relato -entre otras cosas- es que Jesús es Dios.

“Los “sabios” (Gr. Magoi [TG3097, ZG3407]) no eran reyes sino más bien sacerdotes profesionales muy prominentes involucrados en el estudio de las estrellas y discernir las señales de los tiempos. Pueden haber venido de Arabia, Babilonia o Persia. Quizás haya conexiones históricas entre ellos y los “caldeos” mencionados en Dan 1:20; 2: 2; 4: 7; 5: 7, que eran expertos en la interpretación de los sueños. Cómo estos hombres llegaron a interpretar la estrella como una indicación del nacimiento del Mesías es un misterio, aunque algunos especulan que de alguna manera estaban al tanto de la profecía de Balaam en Números 24:17. Mateo incluye este incidente para contrastar la misteriosa visión de los sabios con la increíble obtusión de Herodes y los líderes religiosos.

En la adoración encontramos una alta cristología: si “adorar” implica solo arrodillarse ante un superior, “inclinarse” es redundante. Su adoración fue seguida por la apertura de sus “tesoros” (cf. 6: 19-21; 19:21) y dar a Jesús regalos apropiados para un rey: oro, incienso (Éxodo 30: 34-38; Lev 2: 1-2 , 14-16; 6: 14-18; 24: 7; Neh 13: 5, 9; Isa 60: 6; Jer 6:20) y mirra (Génesis 37:25; Éxodo 30:23; Est. 2:12 ; Sal 45: 8; Canción 1:13; 3: 6; Marcos 15:23; Juan 19:39). El incienso y la mirra eran resinas de goma aromática derivadas de árboles y arbustos e importadas del este. Los comentaristas desde Orígenes hasta Hendriksen (1973: 171-176) han encontrado un significado simbólico en estos regalos, oro para un rey, incienso para la deidad y mirra para la muerte (Davies y Allison 1988: 249-250). Lo más probable es que 2:11 alude a pasajes del AT como Salmos 72: 10-12; 110: 3; e Isa 60: 6. Salomón recibió obsequios de visitantes gentiles y los profetas previeron días gloriosos en que el tributo gentil sería llevado a Sión.[1]

[1] Tomado de Turner, L. David, “The Gospel of Matthew”, Conerstone Biblical Commentary, Tyndale, 2005

¿A qué se refiere 3 Juan 1:2?

“¿Eres un cristiano que ora, que lee su Biblia, que se congrega regularmente? ¿Tu alma está prosperando? Si tu respuesta es afirmativa, entonces ¿por qué tienes pocos recursos económicos?. Algo anda mal en ti. Necesitas ser libre, necesitas encontrar la verdadera prosperidad. En el reino de Dios no puede haber pobres. Declaralo: no soy pobre”

Lo escrito anteriormente, es parte de un sermón que escuche hace unos años, y que a la vez podría ser lo que muchos están escuchando en sus iglesias, domingo tras domingo.

Continue reading
« Older posts