“… y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos” [Mateo 16:19]
Se ha dicho de este texto que el creyente puede atar demonios y desatar bendiciones. Esa perspectiva nace en la “segunda ola” del movimiento neopentecostal, en la cual la cartografía espiritual y la guerra espiritual se volvió muy popular.

Continue reading