¿Qué clase de libro es Apocalipsis?

¿Qué clase de libro es Apocalipsis?

El libro de Apocalipsis, es uno de los que más interés despierta en cristianos y no cristianos. Sus descripciones, personajes y eventos, han llevado a que diversos autores, filósofos, cineastas y teólogos, como cualquier persona, divague y formule conclusiones.

Muchas de estas formulaciones y conceptos, surgen de lecturas desinformadas o prejuiciosas, que desvirtúan lo que encontramos en este libro.

Uno de los asuntos, que muchos pasan por alto, es definir que clase de libro es Apocalipsis. Al decir esto, nos referimos a establecer que género literario es el libro de Apocalipsis. En las Escrituras, encontramos narrativas, poesía, biografías, apocalíptica, etc., de modo que un buen lugar para comenzar a estudiar el libro de Apocalipsis es por definir a que género literario pertenece.

Robert H. Gundry, escribe: ” En un estilo típico de la literatura apocalíptica, Apocalipsis utiliza un lenguaje altamente simbólico para la descripción de visiones. Las visiones retratan el final de la historia cuando el mal habrá llegado a su límite y Dios intervendrá para comenzar su reinado, juzgar a los malvados y recompensar a los justos. Todo esto se presenta, no para satisfacer la vana curiosidad sobre el futuro, sino para animar al pueblo de Dios a resistir y perseverar en un mundo dominado por la maldad. Muy a menudo, Juan toma prestada la fraseología del Antiguo Testamento, especialmente de Daniel, Ezequiel e Isaías.
Las extravagantes figuras retóricas utilizadas a lo largo del Apocalipsis pueden sonar extrañas para los oídos modernos, pero transmiten las proporciones cósmicas de los eventos descritos de manera mucho más eficaz que el lenguaje prosaico. Las extrañas figuras se comparan en estilo con las creaciones de nuestros propios dibujantes contemporáneos, que aceptamos y entendemos fácilmente.
“[1]

El Dr. Gundry, nos acerca al género literario del libro de Apocalipsis y nos dice que éste posee características propias de la literatura apocalíptica. No obstante, dicho aporte es sólo una parte del asunto, porque Apocalipsis no sólo es literatura apocalíptica, sino también, es una carta y un libro profético.

Si, el libro de Apocalipsis, es una carta apocalíptica y profética. Como bien señala David L. Mathewson, en su guía sobre el libro de Apocalipsis, este libro consta de tres géneros literarios que habrían sido bastante comunes en el mundo del primer siglo y con los que los lectores estarían familiarizados. Cuando escucharon la lectura de Apocalipsis (1: 3), habrían sabido lo que estaban escuchando.
Además, los tres géneros habrían comunicado información comprensible para los lectores originales. Los lectores habrían esperado que Apocalipsis comunicaría algo que arrojaría luz sobre sus asuntos y problemas únicos, aunque en forma de visión y comunicada a través de metáforas. Apocalipsis es un libro sobre los cristianos del siglo I y su mundo, no sobre nuestro mundo del siglo XXI, aunque como palabra de Dios sigue siendo relevante para nosotros hoy.
[2]

Brevemente, consideremos ¿por qué se atribuyen tres géneros literarios al libro de Apocalipsis?

a) Es una carta, porque contiene la típica estructura de una carta, un emisor, un destinatario, un saludo y el respectivo contenido.
b) Es profético, porque insta al pueblo de Dios a estar firme en el mensaje de Cristo. Apunta Mathewson: “Apocalipsis también es una profecía. Sin embargo, la profecía bíblica es muy diferente a la mayoría de las concepciones modernas de profecía. La mayoría de los lectores de hoy en día piensan en la profecía como “predicción del futuro”, generalmente el futuro lejano. Es como si el profeta contemplara una bola de cristal y viera tiempos, lugares y eventos distantes siglos después de su propia época. Pero predecir el futuro no fue el enfoque principal de la profecía bíblica. Los eruditos a menudo distinguen entre
dos funciones de la profecía bíblica: predecir y contar.
Por lo general, pensamos en la profecía principalmente en términos de predicción, es decir, predecir el futuro por adelantado. Si bien la profecía contiene predicciones futuras, la profecía bíblica está mucho más interesada en transmitir, es decir, proclamar un mensaje al tiempo presente de los primeros lectores, un mensaje de consuelo, exhortación o advertencia. Juan llama a su libro una profecía varias veces (1: 3; 22: 7, 10, 18-19) y constantemente alude a los textos proféticos del Antiguo Testamento. […] Como profecía, Apocalipsis expone a Roma por lo que realmente es y comunica una advertencia a siete iglesias que están sintiendo la presión de comprometerse con el Imperio Romano pagano del primer siglo. Al mismo tiempo, Juan predice la desaparición de todos estos imperios cuando Cristo regrese para establecer su reino.
“[3]
c) Es apocalíptico, porque nos señala la victoria de Dios sobre el mal.

De modo que, si piensas estudiar el libro de Apocalipsis, no olvides este detalle tan importante y significativo: el género literario.

[1]A survey of the New Testament (5th Ed.), Robert H. Gundy, Zondervan.
[2]A companion to the book of Revelation, David L.
Mathewson. Cascade Books
[3] Ibid

Leave a Reply