A menudo nos encontramos frente las Escrituras, pero no tenemos idea de qué hacer para sacar mayor provecho a nuestra lectura. A continuación les presento un método de estudio bíblico devocional. Si sigues cada uno de estos pasos, estoy seguro que sacarás provecho de tus lecturas.

En el Salmo 119: 18, David escribió: “Abre mis ojos, y miraré las maravillas de tu ley.” Que Dios abra nuestros ojos y nos dé claridad y dirección de su Palabra. Queremos que afine nuestro enfoque para que podamos ver la aplicación que tiene para nosotros.

Paso 1: Selecciona un pasaje y léelo tres veces

Lee despacio, sumergiéndote en todos los detalles del pasaje. Mientras lees, busca alguna información práctica sobre cómo llegar a ser más como Jesús. Subraya.

Paso 2: Pregúntate, qué …

En una hoja en blanco, escribe el acrónimo PEPMI en el lado izquierdo, dejando espacio a la derecha para sus hallazgos.

Cada vez que encuentres algo que coincida con una de estas categorías, escríbelo en el espacio apropiado. No tienes que intentar responder las preguntas en orden.

Es posible que no siempre puedas responder todas las preguntas, eso no es un problema. El punto es reducir la velocidad y pensar lo que estás leyendo; desarrollando un ojo para que puedas ver lo que Dios está dejando en claro en Su Palabra. Veamos en que consiste el acrónimo PEPMI

P- Promesa, ¿Qué me dice Dios que Él hará en Cristo por mi?
E- Ejemplo, ¿Encuentro alguna actitud que debo imitar?
P- Pecado, ¿Soy confrontado por algún pecado que he cometido o estoy cometiendo?
M- Mandamiento, ¿ Qué me manda a hacer la Palabra?
I- Información, ¿Qué información nueva encuentro en el texto? ¿Qué datos no sabía del texto?

Paso 3: Se necesita obediencia (aplicar las Escrituras)

• ¿Qué harás de manera diferente debido a lo que aprendiste?
• Pasa tiempo en oración pidiéndole a Dios fortaleza para obedecer.

Paso 4: Nueva información aprendida

Repasa todas sus respuestas y medita en todo lo que Dios te muestra al estudiar las Escrituras:
• ¿Aprendió algo nuevo acerca de Dios?
• ¿Aprendió algo nuevo sobre usted?

Nota: Podrás enriquecer aún más este método si consideras el contexto histórico-cultural del pasaje que estás leyendo. Para ello, consulta alguna introducción del Antiguo o Nuevo Testamento.

A continuación te muestro un ejemplo de como luce este método