Hace unos días, comencé a leer el libro “El plan de batalla de Dios para la mente: La práctica puritana de la meditación bíblica” por David W. Saxton. En dicho libro, el autor nos habla sobre la importancia de la meditación bíblica desde la perspectiva puritana.

En nuestra época, la palabra meditación, está generalmente asociada a la Nueva Era o al misticismo espiritual promovido por movimientos panteístas o politeístas.

Saxton, propone la importancia de la meditación bíblica y para ello aborda la opinión de varios escritores/pastores puritanos, quienes practicaban y promovían la importancia de la meditación en las Escrituras.

Quiero compartir algunas frases de este libro con ustedes:

Sin embargo, las bendiciones que fluyen de una mente fijada en la verdad de Dios son mayores, más altas y más valiosas que cualquier cosa que este mundo pueda ofrecer.

Cuando estés solo, asegúrate de estar bien y completamente ejercitado sobre algo que sea bueno … en meditación sagrada u oración. Cuando Satanás te encuentre inactivo … lo tomará como una oportunidad para usarte para él mismo y para emplearte en algunas de sus obras.

La meditación sin práctica aumentará la condena de un hombre.

No dejes pasar una oportunidad tan dorada para tu bien espiritual, sin alguna dulce y cómoda reunión con tu Dios en secreto.

Para meditar en cosas seculares mundanas, incluso si fuera todo el día, podemos hacerlo sin ninguna distracción, pero para tener nuestros pensamientos fijos en Dios, ¡qué difícil lo encontramos!

¡La meditación bíblica es muy importante! Pero te preguntarás ¿qué es la meditación bíblica y cómo se realiza? Básicamente es pensar con detenimiento en lo que has leído, es rumiar el texto, de una manera que podamos apropiarnos de su riqueza y profundidad.

Espero escribir más al respecto en otro post.