Viviendo para su gloria

El blog de Kenson González

La fe

Juan Crisóstomo, dijo sobre Hebreos 11: “Este capítulo muestra el rol de los héroes de la fe del Antiguo Testamento. Sin fe no hay entendimiento, porque la fe, que los griegos piensan ajena e inútil, es de hecho “la seguridad de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve“.

Algunas preguntas pueden surgir al respecto ¿en qué sentido se está utilizando la palabra fe? Actualmente algunos exponentes -especialmente los relacionados a la Nueva Reforma Apostólica y Profética- manifiestan que esta fe, es una fe milagrosa y sobrenatural, que trasciende las leyes naturales, de modo que, algunos han llegado a afirmar que, el creyente que tiene fe puede llamar o ver las cosas que no son como si fuesen.

Sin embargo, al leer los capítulos 9 y 10, nos damos cuenta que esa interpretación dista enormemente del sentido propio de lo que el escritor nos dice. Para el autor de Hebreos, la fe está relacionada primeramente con el Hijo de Dios y seguido con el evangelio prometido y su poder en la vida del creyente.

William Perkins, escribió un comentario muy interesante sobre este capítulo de Hebreos, que valdría considerar:

“Ahora fe”. La fe en la palabra de Dios puede referirse especialmente a tres tipos: fe histórica, milagrosa, [y] justificante o salvadora.

Primero, la fe histórica no es solo un conocimiento de la palabra, sino un asentimiento del corazón a la verdad de la misma. Y esta fe es general no solo para todos los hombres, buenos y malos, sino incluso para los mismos demonios: “Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan” (Santiago 2:19). Ahora, el que creerá de la Escritura que hay un Dios, creerá históricamente cualquier cosa en las Escrituras.
En segundo lugar, la fe de los milagros, es una persuasión interna del corazón forjado por algún instinto especial del Espíritu Santo en algún hombre, por lo cual está realmente persuadido de que Dios lo usará como su instrumento para hacer algunos milagros. Esto también es general, tanto para elegir como para reprobar. Judas lo tuvo con el resto de los apóstoles.
En tercer lugar, la fe salvadora (comúnmente llamada justificación), que es una persuasión especial forjada por el Espíritu Santo en el corazón de aquellos que efectivamente son llamados con respecto a su reconciliación y salvación por parte de Cristo.
De estos tres tipos de fe, el tercero se entiende principalmente en este lugar(a). Y aunque en la descripción y en todo el capítulo hay algunas cosas que están de acuerdo con otra fe, sin embargo, digo que el alcance general en este capítulo es principalmente de esa fe que salva a un hombre. Por lo tanto, nos toca aprender cuidadosamente las instrucciones que conciernen a la práctica de esta fe, ya que no es menos que una fe salvadora.
En segundo lugar, se dice que esta fe es el “fundamento” o la “sustancia”, porque la palabra significa ambos. El significado es que las cosas esperadas todavía no lo son, y por lo tanto no tienen ser ni sustancia. Ahora, la fe que cree las promesas y las aplica, que la fe da a las cosas que aún no son (después de una especie) una sustancia o subsistencia en el corazón del creyente, de modo que esa cosa que nunca tuvo ni tiene un ser en sí mismo. Por esta fe tiene un ser en el corazón del creyente. Esto lo considero el verdadero significado.
En tercer lugar, se deduce de qué cosas esta fe es el fundamento o sustancia, es decir, de “cosas que se esperan” y cosas que “no se ven”. Y estos son de dos tipos: ya sea con respecto solo a los padres del Antiguo Testamento a ellos y nosotros.
Del primer tipo fueron estos dos: primero, la encarnación de Cristo; En segundo lugar, la publicación del evangelio tanto al judío como al gentil de una manera gloriosa. Ambos fueron “esperados” por ellos, pero los hemos “visto”. Para ellos, tenían un ser solo en la fe; para nosotros, un ser en sí mismos.
Ahora, a los padres del Antiguo Testamento, su fe les dio a estas dos cosas un ser en sus corazones y almas, aunque no sucedieron muchos cientos de años después.
Hay otras cosas que esperamos, así como las que están por venir y que no se verán con respecto a ambos. Y serán seis.
Primero, la justificación, permanecer en la remisión de los pecados.
En segundo lugar, la santificación en esta vida.
En tercer lugar, la perfección y el logro de nuestra santificación después de esta vida.
Cuarto, la resurrección del cuerpo y su reencuentro con el alma.
Quinto, glorificación del cuerpo y el alma.
Sexto, vida eterna y gloria con Dios en el cielo.
Estos no vieron con los ojos del cuerpo; nosotros tampoco. Sin embargo, los esperaban, y nosotros también. No tenían ser en sí mismos para ellos; tampoco totalmente para nosotros. Pero esta verdadera fe salvadora les dio, nos da a nosotros y dará a cada creyente mientras el mundo dure una certeza tan segura de que parecen estar presentes para nosotros, y parece que actualmente las disfrutamos. No podemos disfrutar ninguno de estas cosas por completo; pero la fe salvadora tiene este poder para darles a todas un ser presente en nuestros corazones, y a nosotros una posesión tan real de ellas que deleita enormemente a un alma cristiana, tanto como el sentimiento de la dulzura de esta gloria, aunque sea por venir, abruma el sentimiento de una miseria mundana, aunque esté presente.
[1]

Para Perkins, el autor está hablando sobre la fe salvífica. El creyente por la gracia de Dios, puede ver o saludar de lejos muchos de los beneficios ofrecidos por el evangelio, ciertamente los creemos y sostenemos porque el Señor así lo ha dicho. Es una convicción en sus promesas que nace de Su propia gracia en nosotros.

¿Qué es la verdadera fe? En 1563 un profesor alemán de teología, Zacarías Ursino, formuló su fe personal en los siguientes términos: La verdadera fe— creada en mí por el Espíritu Santo por medio del evangelio— no es solamente un firme conocimiento y convicción de que todo lo que Dios revela en su Palabra es cierto, sino también una certeza profundamente enraizada de que no solamente a otro, sino también a mi, me han sido perdonados los pecados, que he sido reconciliado por siempre con Dios, y que se me ha concedido la salvación. Estos son dones de pura gracia obtenidos para nosotros por Cristo. [2]

[] Perkins, William (2013). The Works of William Perkins, Volume 3. Grand Rapids, MI: Heritage Books
[2] Kistemaker, S. J. (1991). Comentario al Nuevo Testamento: Hebreos (364). Grand Rapids, MI: Libros Desafío.

1 Comment

  1. Muy bueno!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *