En más de una ocasión, escuché a los defensores contemporáneos del llamado evangelio de la prosperidad apelar al uso de Pablo del principio de sembrar y cosechar para apoyar su punto de vista.

¿Pero fue realmente Pablo un defensor intencional o inadvertido de este punto de vista?

Dos veces en sus escritos, Pablo apela al principio de sembrar y cosechar cuando hace un llamado a los cristianos para que sean generosos y sacrificados al dar dinero a las causas del ministerio.

Primero, en Gálatas 6 escribe:

Y al que se le enseña la palabra, que comparta toda cosa buena con el que le enseña. No os dejéis engañar, de Dios nadie se burla; pues todo lo que el hombre siembre, eso también segará. Porque el que siembra para su propia carne, de la carne segará corrupción, pero el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna. Y no nos cansemos de hacer el bien, pues a su tiempo, si no nos cansamos, segaremos. Así que entonces, hagamos bien a todos según tengamos oportunidad, y especialmente a los de la familia de la fe. 
( Gálatas 6: 6–9 LBLA )

En este contexto, la siembra y la cosecha se refieren a la generosidad en el dar. Así es como Pablo lo usa también en el segundo pasaje. En 2 Corintios 9 , tiene en mente a la persona que usa egoístamente la riqueza para beneficio personal:

Pero esto digo: Él que siembra escasamente, escasamente también segará; y el que siembra abundantemente, abundantemente también segará. Que cada uno dé como propuso en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al dador alegre. Y Dios puede hacer que toda gracia abunde para vosotros, a fin de que teniendo siempre todo lo suficiente en todas las cosas, abundéis para toda buena obra; como está escrito: Él esparció, dio a los pobres; su justicia permanece para siempre. Y el que suministra semilla al sembrador y pan para su alimento, suplirá y multiplicará vuestra sementera y aumentará la siega de vuestra justicia; seréis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual por medio de nosotros produce acción de gracias a Dios.
(2 Corintios 9:6-11)

Esta idea de sembrar y cosechar, observa John Stott  , es “un principio de orden y consistencia que está escrito en toda vida, material y moral”. Es algo que Dios ha incrustado en la realidad. Si quieres una cosecha de trigo, debes sembrar trigo. No se puede sembrar maíz y esperar frijoles. Una buena semilla producirá una buena cosecha y una mala semilla una mala. Esto es tan cierto en nuestras vidas espirituales. Si siembras poco, cosecharás poco. Si siembras en ti mismo, solo cosecharás para ti mismo. Nuestras acciones tienen consecuencias.

Una mirada más cercana a 2 Corintios 9 confirma que la cosecha que Pablo tiene en mente, al igual que en Gálatas 6, no tiene el propósito de construir riqueza personal. Dios otorgará una cosecha abundante al que siembra abundantemente, para que el cristiano “abunde en toda buena obra”, es decir, sea aún más generoso “en todos los sentidos”.

Los defensores del evangelio de la prosperidad que argumentan “si das mucho, obtendrás mucho, y finalmente podrás permitirte una mejora significativa en tu nivel de vida”, no pueden apelar legítimamente a este pasaje ni a Gálatas 6 , aunque a menudo lo hacen.

El evangelio de la prosperidad dice que debes dar para obtener, y se detiene allí. La Biblia dice que debes dar para obtener, para que puedas dar aún más.

El lenguaje de Pablo está diseñado para contrarrestar el miedo que las personas experimentan al dar. Están aterrorizados de que si dan, no tendrán suficiente para satisfacer sus propias necesidades. Pero Dios promete suministrar abundantemente a los que dan generosamente. Pablo quiere que los corintios estén libres del temor de que las donaciones generosas los dejen empobrecidos. Su lenguaje es inconfundible: “Dios puede hacer que toda gracia te abunde. . . [y] suministrará y multiplicará tu semilla. . . [y] se enriquecerá en todos los sentidos “.

Entonces, ¿significa esto que la gente de prosperidad tenía razón después de todo? No, porque debemos preguntarnos: ¿Con qué fin o con qué objetivo hace Dios que abunda el generoso mayordomo cristiano? ¿Por qué Dios promete abundancia financiera a aquellos que siembran abundantemente, es decir, que dan con alegría y libertad a los demás? Permitamos que Pablo hable por sí mismo:

Y Dios puede hacer que toda gracia abunde para vosotros, a fin de que teniendo siempre todo lo suficiente en todas las cosas, abundéis para toda buena obra. ( 2 Cor. 9: 8 )

Y el que suministra semilla al sembrador y pan para su alimento, suplirá y multiplicará vuestra sementera y aumentará la siega de vuestra justicia. ( 2 Cor. 9:10 )

seréis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual por medio de nosotros produce acción de gracias a Dios. ( 2 Cor. 9:11 )

El punto es que Dios no moverá tu corazón para dar y luego no te proporcionará recursos para hacerlo. Pero la idea de que debemos dar para que Dios nos enriquezca personalmente, con el fin de aumentar nuestra comodidad, conveniencia y poder adquisitivo, es ajena a la enseñanza de Pablo. Él ve la riqueza personal no como un fin en sí mismo, sino como un medio para un objetivo aún mayor: la generosidad continua hacia los necesitados.

Si das generosamente ahora, descubrirás que Dios no solo mantiene tu deseo de dar, sino que también aumenta tus recursos para dar aún con más alegría y gloria en el camino.

Entonces no. Pablo no era un defensor del evangelio contemporáneo de la prosperidad.

Sobre el autor: Sam Storms (ThM, Dallas Theological Seminary; PhD, The University of Texas) es pastor principal de predicación y visión en la Iglesia Bridgeway en Oklahoma City, Oklahoma, fundador de Enjoying God Ministries y miembro del Consejo de The Gospel Coalition.