Continuando con nuestro estudio, en el Evangelio de Marcos. Nos encontramos ahora ante un conjunto de citas veterotestamentarias que el escritor utiliza. Anteriormente vimos que lo que Marcos está narrando es el comienzo de una obra creativa de Dios, el cumplimiento de la promesa del Mesías (1:1), se establece un principio fundamental: Jesucristo es el Hijo de Dios, por lo tanto tenemos buenas noticias.

Luego de tal declaración, Marcos cita el Antiguo Testamento en esta introducción, veamos:

“Como está escrito en el profeta Isaías”.

Otras versiones según el texto recibido dicen “Como está escrito en los profetas”. Como veremos más adelante, la cita que utiliza Marcos, es una cita compuesta no sólo de palabras escritas por Isaías sino también por otros profetas.

El evangelio de Marcos fue escrito para los gentiles romanos. Es bastante comprensible que Marcos haga un uso limitado de las citas del Antiguo Testamento, ya que los textos de prueba de la profecía hebrea no conllevan el grado de autoridad con las audiencias gentiles como lo harían con las audiencias judías. Es tanto más notable, por lo tanto, que Marcos comienza su historia con una referencia al Antiguo Testamento. La cita se introduce con una fórmula autorizada común tanto en el mundo grecorromano como en el judío, “Está escrito” (Gk. Kathōs gegraptai). En el mundo helenístico, la fórmula aparece con frecuencia en las introducciones a leyes o declaraciones que tienen fuerza legal. En el Antiguo Testamento adquiere influencia normativa sobre los oyentes o lectores al designar la autoridad de Dios, Torá, rey o profeta. [1]

He aquí yo envío mi mensajero delante de tu faz, el cual preparará tu camino delante de ti. Voz del que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor; enderezad sus sendas.

En esta cita encontramos referencias a 3 diferentes escritos:

“He aquí, yo envío mi mensajero delante de tu faz (Marcos 1:2a)”: Esta parte es casi una exacta duplicación de Éxodo 23:20 según la LXX (Septuaginta).

“el cual preparará tu camino” (Marcos 1:2b): La segunda parte, depende del hebreo de Malaquías 3:1.

“Voz del que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor, haced derechas sus sendas (Marcos 1:3)”: Este versículo si es una clara cita del profeta Isaías. “El versículo 3 es una copia casi exacta de Isaías 40:3. Este versículo de Isaías, es citado por los cuatros evangelios en referencia a Juan el Bautista (Mateo 3:3; Marcos 1:3; Lucas 1:76; Juan 1:23)[2]

Lo realizado por Marcos, “ilustra la práctica común de los autores del N.T. de citar varios pasajes con un tema unificador. El tema en común aquí es la tradición del “desierto” en la historia de Israel. Puesto que Marcos estaba presentando el ministerio de Juan el Bautista en el desierto, citó a Isaías como la fuente de su cita, porque el pasaje de Isaías se refiere a una voz del que clama en el desierto”. [3]

Marcos guiado por el Espíritu Santo escribe esta sección, utilizando lo que otros hombres de Dios recibieron. Tal acto, no resta originalidad a su escrito sino más bien autoridad. Un principio clave para nuestro entendimiento de los escritos del Nuevo Testamento, es considerar la Biblia como una unidad. “Marcos reconoce el valor del Antiguo Testamento como palabra de Dios, que ha de entenderse desde Jesús[4]

[1] Edwards, J. R. (2002). The Gospel according to Mark. The Pillar New Testament commentary (26). Grand Rapids, Mich; Leicester, England: Eerdmans; Apollos.

[2] Ibid

[3] Walvoord, J. F., & Zuck, R. B. (Eds.). (1995). El conocimiento bíblico, un comentario expositivo: Nuevo Testamento, tomo 1: San Mateo, San Marcos, San Lucas (p. 127). Puebla, México: Ediciones Las Américas, A.C.

[4]Pikaza Xabier, Comentario al evangelio de Marcos.