Cuando nos acercamos a las Escrituras, nuestro deseo es conocer más a nuestro Dios y tener un claro entendimiento de Su voluntad. En la actualidad, enfrentamos diferentes corrientes de pensamiento que nos pueden llevar a someter las Escrituras a nuestros pensamientos o deseos. Ante tal amenaza, es imperante que anhelemos una correcta interpretación de las Escrituras.

En ese sentido, Wayne Grudem, nos ofrece algunos principios generales que pueden ser de ayuda para todo estudiante de las Escrituras, veamos:

1) Utilice el tiempo más temprano y mejor, leyendo el texto de la Biblia. estoy temeroso de que, con demasiada frecuencia, pastores y estudiantes puedan caer en la trampa de gastar el 90 por ciento de su tiempo leyendo comentarios sobre el texto y luego solo gastan el último 10 por ciento de su tiempo leyendo el texto de la Biblia misma. Pero cuando eso sucede, la gente tiende a ver problemas y significados disputados en cada frase en lugar de ver el mensaje claro y fuerte del texto mismo. Por lo tanto, yo les digo a los estudiantes (solo en parte en broma) que las tres reglas más importantes para interpretar la Biblia son: (1) Léela. (2) Léela de nuevo. (3) Léela de nuevo.

2) La interpretación de las Escrituras no es un proceso mágico o misterioso, porque las Escrituras fueron escritas en el lenguaje ordinario del día. A veces los estudiantes de seminario tienen una falsa impresión de que cuando vienen al seminario se le darán algunas “herramientas secretas” para obtener significado oculto del texto que otras personas no pudieron encontrar allí. Pero esto no es cierto, porque la Biblia fue escrito para la gente común, y fue escrito en el lenguaje ordinario de la personas a quienes se les dio por primera vez.

3) Todo intérprete tiene solo cuatro fuentes de información sobre el texto. Esto está relacionado con el punto anterior. Solo hay cuatro tipos de información que cualquier intérprete puede usar para entender el texto… Las cuatro fuentes de información son:

a) El significado de palabras y oraciones individuales.

b) El lugar de la declaración en su contexto

c) La enseñanza general de las Escrituras.

d) Alguna información sobre el trasfondo histórico y cultural.

Eso es todo lo que hay. No hay otro arsenal “secreto” de información al que solo tengan acceso los eruditos de la Biblia en las polvorientas bibliotecas. Y cuando nos damos cuenta de esto, la tarea de interpretación parece más manejable y puede hacerse con cierto grado de precisión y confianza.

4) Busque razones más que meras opiniones para dar soporte a una interpretación, y use razones en lugar de meras opiniones para tratar de persuadir a otros. Con demasiada frecuencia creo que los intérpretes tienden a contar comentarios, y si seis comentarios favorecen la interpretación A, mientras que solo dos comentarios favorecen la interpretación B, piensan que A debe ser la interpretación correcta. Pero eso es solo contar opiniones. Eso no es ponderar los motivos de esas opiniones.

Mucho mejor es el enfoque que busca las razones que da un comentarista para su interpretación. Entonces depende de nosotros, como intérpretes, decidir si esos motivos son persuasivos. Quizás vemos cosas en el texto que esos comentarios simplemente se pasan por alto. O tal vez se basan en suposiciones con las que no podemos estar de acuerdo (como la suposición liberal de que hay contradicciones e inexactitudes históricas en lo que dice la Biblia).

Creo que un buen pastor o maestro de la Biblia adoptará el mismo enfoque con su congregación. No solo dirá: “En mi opinión, el versículo significa X“, sino que dará las razones de su comprensión. Él dirá algo como: “Creo que el texto significa X y no Y porque esta misma palabra aparece tres versículos antes y tiene el mismo significado, y porque el significado X apoya el propósito del autor en este capítulo, que vemos en este otro versículo. ” Un buen maestro de la Biblia podrá resumir esos argumentos de manera breve y clara y expresarlos de una manera que los oyentes puedan entender, para que puedan seguir el argumento en sus propias Biblias también. “[1]

En un próximo post, conoceremos otros principios generales que Grudem nos sugiere para una buena interpretación.

[1] Tomado del ensayo “Right and Wrong Interpretation of the Bible: Some Suggestions for Pastors and Bible Teachers” por Wayne Grudem