Viviendo para su gloria

El blog de Kenson González

Category: Nuevo Testamento (page 1 of 3)

Cinco historias falsas que la gente cree acerca del cristianismo primitivo

Se ha hablado mucho sobre las “noticias falsas” en los últimos meses. Algunas historias, aunque en realidad no tienen una base, se cuentan con tanta frecuencia y, con tanta convicción, que un gran número de personas terminan por creerlas de todos modos.

Continue reading

Lectura devocional de las cartas del Nuevo Testamento

El Nuevo Testamento cuenta con 21 cartas, dirigidas históricamente a comunidades cristianas que se encuentran en lugares como Roma, Galacia, Éfeso, etc. También encontramos cartas universales dirigidas a todos los cristianos, como las cartas de Pedro y Juan.

Continue reading

La ira de Dios ¿es real o es una ilustración?

En las últimas semanas, ha surgido un peculiar interés en una expresión relacionada a Dios, y me refiero a la ira de Dios. Para algunos, tal expresión es únicamente circunstancial o ilustrativa, es decir que el uso de la expresión “ira”, no es literal. Otros sostienen que los autores, influenciados por la cultura, presentan a Dios como un Dios propenso a la ira como las otras deidades paganas.

Continue reading

¿Qué significa “avivar el fuego del don de Dios”?

Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos. (2 Timoteo 1:6)

Este versículo frecuentemente es utilizado para decir que es necesario que despertemos al Espíritu Santo en nosotros, que no dejemos que se apague para así tener vidas victoriosas. Tal aplicación no parece del todo mal, sin embargo ¿qué quiso decir Pablo verdaderamente con este texto? Veamos el contexto del versículo.

Continue reading

La deidad de Jesucristo es bíblica

Essential Truths of the Christian Fait, por R. C. Sproul

Esta semana, he estado leyendo el “Essential Truths of the Christian Faith” por R. C. Sproul, un breve libro que recoge las enseñanzas más fundamentales de las Escrituras. El autor, nos da una breve introducción y fundamento bíblico a cada doctrina.

En este post, quiero compartir con ustedes, una doctrina tratada en este libro, la cual es “La deidad de Jesucristo.”

La fe en la deidad de Cristo es necesaria para ser cristiano. Es una parte esencial del evangelio de Cristo, en el Nuevo Testamento. Sin embargo, en cada siglo la iglesia se ha visto obligada a tratar con personas que dicen ser cristianas mientras niegan o distorsionan la deidad de Cristo.

En la historia de la iglesia, ha habido cuatro siglos en los cuales la confesión de la deidad de Cristo ha sido un tema crucial y tempestuoso dentro de la iglesia. Esos siglos han sido el cuarto, quinto, decimonoveno y vigésimo. Como vivimos en uno de los siglos en que la herejía asalta a la iglesia, es urgente que salvaguardemos la confesión de la iglesia de la deidad de Cristo.

En el Concilio de Nicea, en el año 325 d. C., la iglesia, en oposición a la herejía arriana, declaró que Jesús es engendrado, no creado, y que su naturaleza divina es de la misma esencia (homoousios) con el Padre. Esta afirmación declaró que la Segunda Persona de la Trinidad es una en esencia con Dios el Padre. Es decir, el “ser” de Cristo es el ser de Dios. Él no es meramente similar a la Deidad, sino que es la Deidad.

La confesión de la deidad de Cristo se extrae del testimonio múltiple del Nuevo Testamento. Como el Logos Encarnado, Cristo se revela como no solo preexistente a la creación, sino también eterno. Se dice que él está al principio con Dios y también que Él es Dios (Juan 1: 1-3). Que Él esté con Dios exige una distinción personal dentro de la Deidad.

En otros lugares, el Nuevo Testamento le atribuye términos y títulos a Jesús que son claramente títulos de deidad. Dios otorga el título divino preeminente de Señor sobre Él (Filipenses 2: 9-11). Como el Hijo del Hombre, Jesús afirma ser el Señor del sábado (Marcos 2:28) y tener autoridad para perdonar los pecados (Marcos 2: 1-12). Se le llama el “Señor de la gloria” (Santiago 2: 1) y voluntariamente recibe adoración, como cuando Tomás confiesa: “¡Mi Señor y mi Dios!” (Juan 20:28).

Pablo declara que la plenitud de la Deidad habita corporalmente en Cristo (Colosenses 1:19) y que Jesús es más alto que los ángeles, un tema reiterado en el libro de Hebreos. Adorar a un ángel o cualquier otra criatura, sin importar cuán exaltado sea, es violar la prohibición bíblica contra la idolatría. Los Yo soy del Evangelio de Juan también dan testimonio de la identificación de Cristo con la Deidad.

En el siglo V, el Concilio de Calcedonia (A.D. 451) afirmó que Jesús era verdaderamente hombre y verdaderamente Dios. Se decía que las dos naturalezas de Jesús, humana y divina, eran sin mezcla, confusión, separación o división.

Pasajes bíblicos para reflexionar:
Marcos 2:28
Juan 1:1-14
Juan 8:58
Juan 20:28
Filipenses 2:9-11
Colosenses 1:19

« Older posts